Cartas que me han ayudado – W.Q. Judge

Libro I  –  Parte 4 de 15

 

                                                Carta III

Dime, Hermano Jasper ¿estás cansado? Sí estoy. No cansado del destino ni
de los grandes “Guías del Mundo,” sino que de todas estas personas que
bostezan y bostezan y son (disculpa el término), tan americanamente
“independientes,” como si los seres humanos nunca hubiesen sido
independientes los unos de los otros.

Me preguntas acerca del “momento de la elección,” el cual está compuesto
por todos los momentos. No se halla en el espacio ni en el tiempo, sino que
es el conjunto de dichos momentos que transcurren rápidamente en cada
instante. El “Budismo Esotérico” hace referencia a esto, considerándolo
como un período que aún no ha llegado para la raza, cuando, en su totalidad,
se verá obligada a escoger entre el bien o el mal. Sin embargo, cada
individuo puede determinar la llegada de tal período por sí mismo. La
persona no instruida estará incapacitada en decir cuando llegue o si ya ha
llegado. Para el estudiante de ocultismo podría presentarse en el próximo
instante o cien vidas después. Pero tal momento no podrá venir si las
existencias previas no han conducido hasta aquel punto. Sin embargo, en lo
que concierne al estudiante, aunque se le presente y él lo rehúse, en vidas
futuras será traído a elegir con todo el conjunto de su raza.

Las influencias raciales son insidiosas y poderosas. Por ejemplo, mi raza
tiene sus peculiaridades profundamente radicadas y heredadas de un
extraordinario pasado. En este cuerpo debo estar sujeto a sus influencias,
como una parte necesaria de mi experiencia. En alguna vida pude haber sido
un prosaico hotentote o un inglés, mientras que en una sucesiva, podrían
incidir otras peculiaridades raciales. Dichas influencias están entonces
guiándome en cada momento y cada pensamiento que tengo añade a éstas,
tanto para mi propio empleo futuro como para alguna otra persona quien
estará sujeta, en parte, al poder de la fuerza que ahora género.

En lo que concierne a la mente subconsciente, es difícil explicarla. Me
percato que constantemente tengo ideas que entiendo perfectamente en mi
interior, sin embargo no puedo encontrar el lenguaje para expresarlas.
Llámale subconsciente si gustas. Pero está ahí y puede ser afectado, en
realidad es influenciado a cada momento. Es una proximidad a la mente
universal. Así, si deseo influenciar, por ejemplo, a tu mente, no formulo tu
plano subconsciente, pero firme y gentilmente pienso en ti y en el tema en el
cual deseo que tú pienses. Esto debe alcanzarte. Si soy egoísta es más difícil
que el pensamiento te llegue, pero si este último es de índole fraterna, llegará
a su destino más fácilmente, estando en armonía con la mente y la Ley
universal. La Sociedad Psíquica trata este asunto y afirma que la influencia
“emerge en la mente inferior” mediante uno o más canales. Pero ellos
ignoran cuales sean dichos “canales” y si existen. En realidad, en occidente
apenas se entiende el tema completo de la mente. Con el término “mente”
quieren decir la amplia gama y departamentos de lo que llaman mente,
mientras que se requieren los nombres de tales divisiones. Una vez que las
verdaderas ideas son comprendidas, los nombres seguirán. Entretanto,
debemos quedar satisfechos con la palabra “mente,” como si incluyera todo
el asunto. Pero no es así. Por cierto, el comprender en un instante todo un
tema, de las premisas hasta las conclusiones, sin detenernos a razonar, no es
el movimiento mental ordinario: raciocinio. No puede llamarse una imagen
ya que en algunas personas se manifiesta en una idea y no en una figura.

¿Qué es la memoria? ¿Es la impresión cerebral o la similitud de vibración
que se reconoce cuando se repite y después produce una imagen? Si es así,
entonces, la fuerza de reconocer la vibración que es idéntica a la de antes,
está separada de la materia que vibra. ¿Cómo es posible para la fuerza ser
inherente en las células cerebrales, cuando sabemos que están sujetas a un
continuo cambio? Aún, la memoria es perfecta acontezca lo que acontezca.

Que se halla sobre el cerebro está claro, ya que se puede matar un ser
humano reduciendo su cerebro en átomos y sin embargo su “cascarón” aún
puede divulgar todos los acontecimientos de su vida, los cuales no se extraen
de su cerebro porque está muerto. ¿Dónde está entonces la mente
subconsciente? ¿Dónde se encuentran los canales y cómo están relacionados
entre ellos? Según mi opinión por medio del corazón, el cual es la clave de
todo y el cerebro es simplemente el mozo del corazón porque recuerda,
contiene el “pequeño duende que mora en el centro.” Ahora considera
cuidadosamente esto por ti sólo según tal línea o alguna otra de tu elección,
sin embargo piensa.

Como Siempre, Z.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top