Cartas que me han ayudado – W.Q. Judge

Libro II  –  Parte 25

EXTRACTOS – Acerca de los Maestros

Pienso que el camino para todos los teósofos occidentales, pasa por H.P.B. Lo que quiero decir es lo siguiente, siendo ella la Sociedad Teosófica encarnada, su madre, su guardiana y su creadora, naturalmente la ley Kármica proveerá que todos aquellos que extraen esta vida mediante ella, pertenecen a ella y si la niegan, no tienen ninguna esperanza de alcanzar a (…), ya que ¿cómo pueden repudiar a ella quien impartió esta doctrina al mundo occidental? No les servirá mucho compartir su karma, si piensan que pueden ignorar dicha identificación y beneficio y los (…) no necesitan prueba mejor como demostración que un individuo no entiende su filosofía. Por supuesto, esto le impediría el contacto con (…) mediante las leyes naturales (de crecimiento). No quiero decir que en el sentido ordinario de negocio, H.P.B. deba considerar sus aplicaciones o sus méritos, sino que, aquellos  que no comprenden la básica relación mutua, menosprecian su regalo y su creación, no están empapados de su enseñanza y no pueden asimilar sus beneficios.

Tenemos que entenderla en lo que ella representa para la Sociedad Teosófica o de otra manera no comprenderemos el Karma, (la ley de compensación o de causa y efecto), ni las primeras leyes del ocultismo. La gente debería reflexionar sobre esto, somos demasiado propensos a suponer que los acaecimientos son casuales o no tienen ninguna relación con nosotros, cada evento es un efecto de la Ley.

Lo que se debería hacer es darse cuenta de que “el Alma Maestra es una,” con todo lo que implica y saber lo que significa la antigua enseñanza: “Tú eres Aquello.” Una vez que se haya realizado esto, podemos identificar impunemente nuestra conciencia con la de alguna cosa en la naturaleza, pero no antes. Sin embargo, efectuar esto es el trabajo de una vida y, de antemano, debemos agotar todo el Karma, que significa deber, debemos vivir para beneficiar a los demás y entonces descubriremos todo lo que deberíamos saber, no lo que nos gustaría saber.

La devoción y la aspiración ayudarán y en realidad auxilian, a inducir una apropiada actitud mental y a elevar al estudiante a un plano superior. Mas, aseguran al estudiante una ayuda invisible para él, pues la devoción y la aspiración lo colocan en una condición en la cual es posible proporcionarle auxilio, si bien aún pueda estar inconsciente de esto. Todavía, la comunicación consciente con el propio Maestro es realizable sólo después de un largo entrenamiento y estudio. Lo que un estudiante tiene que efectuar y es capaz de efectuar, consiste en hacerse idóneo para recibir tal entrenamiento.

Cuando estés preparado, llegará el momento en el cual un Guru te reconocerá, por lo tanto te aconsejo, si es posible, eliminar de tí el deseo para tal reconocimiento ya que te obstaculizará. Pienso que si lees el “Bhagavad Guita,” especialmente el segundo y el tercer capítulo, encontrarás mucho material que pueda ayudarte, por ejemplo: “que el motivo de la acción resida en la acción misma, no en el evento. Que la esperanza por la recompensa no sea lo que te induce a actuar (…) cumple tu deber (…) poniendo de lado todo deseo para algún beneficio personal procedente de la acción, sé indiferente a los resultados, ya sea un éxito o un fracaso.” Es completamente natural que un estudiante espere un cierto reconocimiento de un Maestro, sin embargo, se debe apartar tal deseo, efectuando entonces el trabajo que nos enfrenta. Al mismo tiempo, cada uno sabe que el efecto sigue la causa, por lo tanto, cualquier cosa que nos toque, la recibiremos en el momento propicio.

Cada Chêla (y todos lo somos una vez que determinamos serlo), encuentra las mismas dificultades. ¡Paciencia y fortaleza! Pues, un nacimiento en un ambiente sin problemas no es siempre bueno. El reino de los cielos se toma sólo por medio de la violencia y no por debilidad en el ataque. Tu constante aspiración preservada en secreto te ha conducido a aquel punto en el cual estas dificultades se presentan a todos. Consuélate pensando que otros individuos se han encontrado en la misma situación superándola con paciencia y fortaleza […] Nuevamente, concentra tus pensamientos en Esos Hermanos Mayores, trabaja por Ellos, sírveLos y Ellos te ayudarán mediante los medios apropiados y nada más. Meditar en el Ser Superior es difícil, por lo tanto busca el puente: los Maestros. “Busca la verdad mediante una firme pesquisa,” sirviendo a los demás, investigando y Aquellos que conocen la Verdad te la enseñarán. Abandona la duda y elévate en tu lugar con paciencia y fortaleza. Deja que el guerrero combata, el gentil, aún feroz Krishna, el cual, cuando descubre que eres su discípulo y amigo, te comunicará la verdad iluminando las tinieblas con la lámpara del conocimiento espiritual.

Las acometidas no pueden lastimar, deben necesariamente acontecer, sin embargo, todo lo que debemos hacer es continuar trabajando constantemente y los Maestros vigilarán sobre el resto. Pues, lo que se realiza en Su nombre tendrá éxito. Todo este asunto es fruto de mi decisión de proclamar mi creencia personal en la existencia de estos seres de magnificencia. Así, procedamos nuevamente con la confianza hija del conocimiento de la sabiduría de los Líderes Invisibles, adelantando una vez más, separadamente, regresando al trabajo, aunque no nos encontraremos hasta en otra de nuestras encarnaciones. Sin embargo, al encontrarnos entonces, seremos más fuertes por haber mantenido ahora la fe.

Me alegro de que guardas tal fe hacia los Grandes Trabajadores que se encuentran tras de nosotros. Según mi conocimiento personal, están tras de nosotros y no sólo de mí; sino que de todos los sinceros trabajadores. Yo sé que su deseo es que cada individuo escuche la voz de su ser interno sin depender demasiado de las personas externas, ya sean Maestros, discípulos orientales o así sucesivamente. Al depender de tu ser, al final te tornará completamente independiente y entonces, los ayudantes invisibles podrán asistir aún más.

Somos todos humanos y por lo tanto débiles e impíos. Si, en algún respecto somos mejores que otros, ellos son mejores que nosotros en otros aspectos. Sería presuntuoso juzgar a los demás valiéndose de nuestro criterio […] ¿Acaso somos tan sabios que nunca actuamos insensatamente? Bajo ninguna circunstancia […] En realidad, he llegado a la conclusión de que en este siglo diecinueve un voto no es bueno, pues cada uno se reserva el derecho de infringirlo si después de un cierto período de tiempo descubre que es exacerbante o le hace asumir una actitud incoherente con lo que pudo haber dicho o hecho en el pasado […] En el caso de (…), cada uno debería pensar sólo en lo mejor, cualesquiera que sean las pruebas. Ya que, si los Maestros nos juzgaran exactamente cómo deben saber que somos ¡podemos decir adiós de inmediato! Nos despedirían sumariamente. Sin embargo, los Maestros nos tratan con gentileza, no obstante que conozcan más ampliamente nuestras fallas y pensamientos negativos de los cuales ninguno está aún exento. Ésta es mi opinión y me agradaría mucho si tú pudieses llegar a compartirla, propagándola entre aquellos que en su interior no se atienen a ella. Es fácil hacer el bien a los que nos gustan, mientras es nuestro deber ayudar y tener buenos pensamientos hacia aquellos que no amamos. Los Maestros dicen que pensamos siguiendo surcos que sólo pocos tienen el valor de llenar, procediendo entonces por otras líneas. Por lo tanto, nosotros dispuestos a hacer el esfuerzo, tratemos de llenar estos surcos, produciendo otros nuevos y mejores.

[…] Mantén tu ánimo, fe y caridad. Aquellos que pueden asimilar hasta cierto punto el Maestro, hasta aquel punto son Sus representantes y reciben el auxilio de la Logia en su trabajo […] Resiste, mantén un corazón firme, sé fuerte y gentil y disemina tu fuerza y valor.

Entonces, H.P.B. dijo que aprendemos por medio de repetidas caídas y no podemos esperar ser repentinamente grandes, sabios y completamente fuertes. Ella, y los Maestros que la respaldan, esperan esto de todos nosotros, ella y Ellos nunca desearon que algunos de nosotros trabajasen ciegamente, sino que querían que actuáramos unidos.

En 1890 H.P.B. me escribió: “Sé más caritativo hacia las otras personas que hacia tí mismo y más severo hacia tí que hacia los otros.” Este es un buen consejo. Una tensión siempre debilita las fibras y produce fricción. Espero que todas las incomprensiones desaparezcan.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top